Ir a la barra de herramientas
que indaga una auditoria en tu empresa

¿Qué indaga una auditoría en tu empresa?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una auditoría empresarial es aquella que evalúa los procesos y actividades económicas que se desarrollan en una firma. El objetivo principal se basa en alcanzar control de legalidad al margen de una evaluación multidisciplinaria que ofrezca estrategias asertivas.  

Sin este conjunto de estrategias y técnicas analíticas, las empresas estarían destinadas a un fracaso financiero inminente. De allí su importancia y necesidad en la gestión de empresas.

Si bien una auditoría puede tocar varios puntos en sí, hoy hablaremos de  componentes tan esenciales como lo son la evaluación interna, el control del efectivo y la verificación del cumplimiento de obligaciones mercantiles y tributarias.

¿Cuál es la finalidad de una auditoría?

Una auditoría es el proceso mediante el cual una empresa o persona recopila información contable sobre una firma en particular. Las auditorías deben llevarse a cabo por entes especializados y ajenos a nuestra empresa, y cubren actividades económicas relacionadas con personas, proyectos, productos y servicios.

De esta manera, una auditoría se rige por métodos estipulados que permiten detectar fallos y promover mejoras para el desarrollo de una organización en particular.

Por consiguiente, mediante las auditorías se indagan las actividades económicas de una empresa en función de la legalidad pertinente. Para comprobar que todo esté en orden, se aplica una evaluación interna exhaustiva y se verifica el cumplimiento de las obligaciones mercantiles y tributarias en vigencia.

Al margen de ambos mecanismos se encuentra la auditoria del efectivo y el equivalente del efectivo. Dichas herramientas se presentan para evitar fraudes fiscales que conlleven a la quiebra financiera por la evasión de las obligaciones tributarias.

Evaluación interna en la Auditoria

En la mayoría de los casos, las evaluaciones internas hacen referencia a una serie de procedimientos en los que se incluyen las conciliaciones y autorizaciones, además de las políticas relacionadas con el manejo financiero.  

Por lo tanto, en líneas generales, podríamos decir que la evaluación interna en una empresa se emplea para mitigar factores de riesgo y alcanzar control organizacional.

Asimismo, los objetivos de control interno pueden clasificarse en cuatro categorías distintas:

·        Estratégicos.

·        Operacionales

·        De cumplimiento de las disposiciones legales.

·        De información financiera.

En este punto, cabe destacar que todas las empresas requieren establecer una evaluación interna que integre los aspectos de cada categoría en particular. Sin embargo, cuando se trata de una análisis competente sobre las obligaciones y actividades económicas importantes, el control interno relacionado con la información financiera será el de mayor relevancia.

Durante esta etapa, el auditor recopila información a través del estudio del entorno y de las actividades de control. Hecho esto, se procede a estructurar el proceso de valoración de riesgos y el compromiso competitivo.

Control del efectivo y equivalentes del efectivo

La auditoría relacionada con el control del efectivo y equivalente del efectivo se realiza para llevar la contabilidad de una organización en específico. En este apartado se determina el grado de seguridad en las operaciones relacionadas con los saldos de caja y las conciliaciones bancarias.

Dicho de otro modo, el control del efectivo y equivalente del efectivo se lleva a cabo para:

·        Determinar la seguridad en las operaciones al contado.

·        Evaluar los saldos de caja y banco.

·        Validar las operaciones y saldos.

·        Realizar un examen pertinente a los cobros y desembolsos.

·        Presentar un análisis cuantitativa del balance general.

El efectivo debe clasificarse debidamente en los estados financieros de la empresa, además de reflejar la información de los fondos retenidos y no disponibles para su reintegro.

Verificación del cumplimiento de obligaciones mercantiles y tributarias en la auditoria

En una auditoría se emplea la verificación del cumplimiento de obligaciones mercantiles y tributarias con el fin de subsanar las infracciones financieras vinculadas a los libros contables de la empresa.

Aquí, la identidad que realiza la inspección implementa las estrategias básicas de una auditoría tributaria. La organización deberá estar al día con los diferentes impuestos correspondientes al sistema tributario, de manera que se toman en cuenta las declaraciones, autoliquidaciones y comunicaciones relacionadas con las actividades mercantiles.

De acuerdo con todo lo anterior, queda claro que los objetivos de la verificación del cumplimiento de obligaciones mercantiles y tributarias son:

·         Asesorar sobre la normativa jurídica competente a la empresa.

·         Detectar fallos y aciertos en el cumplimiento del compromiso tributario.

·         Comprobar declaraciones de impuesto mediante los libros de contabilidad.

Mediante la unificación de todos los puntos se lleva a cabo una conclusión acorde a la realidad de la organización. Es un proceso que requiere tiempo, compromiso y la colaboración de ambas partes.

Si su organización necesita de una auditoría profesional, recuerde que estamos para ayudarle. ¡Contáctanos para más información!

Deja un comentario